Libro de visitas

Lo que dicen nuestros huéspedes

Frank y Aimee

Qué lugar tan maravilloso. Nos sorprendió gratamente la hermosa ubicación y los alrededores, junto a una hermosa reserva natural. Fuimos recibidos muy hospitalariamente por los dueños. El sitio es una acogedora casa rural donde encuentras todo lo que necesitas, como por ejemplo; un delicioso desayuno, bonitas habitaciones con cómodas camas y un lujoso baño. Hay también una piscina y varios lugares donde te puedes sentar tranquilamente con un libro y una bebida. En la reserva natural de la Sierra de Mariola también se puede caminar, montar en bicicleta y nadar en los numerosos lagos. Pensamos que Finca Soñada es un lugar genial y nos gustaría volver.    

Cristina y Jacinto

Ambiente muy limpio, un paisaje de ensueño y dos personas extraordinarias: Valerie y Luk. Gracias por todo y hasta pronto !!!

Tony

Fuimos a La Finca Soñada por una semana en mayo. Un hermoso lugar en un entorno precioso, donde puedes hacer variedad de actividades. Tanto en coche, como en bicicleta o caminando. Las carrateras son fastásticas con muy buenas vistas. Los dueños son muy hospilatarios y conocen los lugares donde deben estar. El alojamiento es perfecto y tiene un hermosa piscina. ¡Ciertamente es posible que volvamos!

Chelo y Jose María

“La Finca Soñada" es un sitio que hace honor a su nombre. Un entorno en medio de la naturaleza en el que puedes disfrutar de tranquilidad y preciosas vistas que te invitan a relajarte. La finca es amplísima y las instalaciones están muy cuidadas. Además de la piscina y otras áreas para verano, dispone de una zona de relajación para temporada de otoño invierno, con baño caliente y una sauna con vistas a las montañas, que disfrutamos muchísimo. Los dueños Valerie y Luc, amables y atentos hasta en los más mínimos detalles, son encantadores. Ha sido una experiencia única, que sin duda repetiremos.”

José y Maria

Disfrutamos mucho de nuestra estancia en Finca Soñada. Buscamos paz y espacio en un ambiente cálido y lo encontramos de varias maneras. La casa está situada a las afueras del pueblo con una hermosa vista sobre el valle verde. Cada mañana comenzamos el día con un delicioso desayuno (con fruta fresca y tomates de nuestro propio jardín) en la "terraza de la ardilla", donde a menudo vimos ardillas saltar en los árboles. A pesar de que hay varios asientos en el sitio, este era mi lugar favorito. Con un libro y una bebida, era bueno mantenerlo en el calor del día. Gracias al buen ambiente y al dulce cuidado de los dueños, hemos descansado después de cinco días. ¡Esta no fue la última vez que estuvimos aquí!

Johan y Ann

Disfrutamos mucho de nuestra estancia con usted.  Un entorno hermoso también.  Aunque no teníamos ninguna experiencia con el naturismo, fue una experiencia hermosa y libre , que repetiremos en combinación con la exploración de su región.  Hasta pronto.